lunes, 14 de septiembre de 2009

Clausura del Mes de la Biblia






CELEBRACIÓN FINAL
CLAUSURA DEL MES DE LA BIBLIA


Ambientación

La comunidad prepara una pancarta, en papel o en tela, con el título: “Vengan y vean”. Clausura del Mes de la Biblia. Y otros letreros o afiches más pequeños, con los títulos de cada encuentro.
Se puede, también, elegir un símbolo que represente cada uno de los encuentros realizados. Por ejemplo: el primero podría ser representado por una red; el segundo, por unas sandalias; el tercero, por un cirio y el cuarto, por un bastón.
El grupo se reúne afuera de la Iglesia, capilla o lugar donde ha estado entronizada la Palabra de Dios, y entrará allí de forma procesional, llevando la pancarta, los letreros y los símbolos bien en alto, mientras la asamblea entona el canto sugerido u otro que se estime acorde a la ocasión.



Acogida

Coordinador (a):

Queridos hermanos, queridas hermanas. ¡Bienvenidos todos ustedes que, por amor al Señor Jesucristo y a su Palabra participan hoy de esta celebración de clausura del mes de la Biblia!
En este mes, hemos acogido la invitación de Jesús: “Vengan y verán” y nos hemos encontrado no una, sino cuatro veces para profundizar sobre su seguimiento en la experiencia de los primeros discípulos. Hemos percibido cómo esa llamada puede transformar nuestras vidas, invitándonos a la conversión y a la acogida de las nuevas actitudes que edifican el reino de Dios: el servicio, la intimidad con Jesús, el asumir su estilo de vida y la vivencia en la comunidad de hermanos seguidores del mismo Maestro. Por eso, también nosotros podemos testimoniar con el mismo entusiasmo y la misma alegría de Andrés: “Hemos encontrado al Mesías”.
Digamos todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Canto 1

ARRIÉSGATE
La fuerza del Espíritu. Ediciones Paulinas.

TODOS UNIDOS EN LA VIDA VAMOS BUSCANDO UN HORIZONTE:
¡ARRIÉSGATE, ARRIÉSGATE! ARRIÉSGATE, HAY ALGO MÁS.
¡ARRIÉSGATE, ARRIÉSGATE! ARRIÉSGATE, SIN VACILAR.

Ningún camino es largo para el que cree;
Ningún esfuerzo es grande para el que ama;
Ninguna cruz, vacía para el que lucha.

Cambiemos las promesas en realidades,
Luchemos, como hermanos, por la justicia:
Sembremos hoy la aurora de un nuevo día.

El pan que trabajamos con nuestras manos,
El cáliz que llenamos con alegría
Traerán la primavera a nuestras vidas.


Canto 2

LA NOTICIA

Jesús cada mañana despertaba presuroso
Y a todo el que veía su Noticia le anunciaba.
Y cuando anochecía y regresaba, sudoroso,
Junto con sus amigos su Noticia comentaba.

¿QUÉ NOTICIA ES SEÑOR JESÚS? (4)

Jesús con su noticia los caminos recorría.
¡Tres años eran pocos para el fuego que llevaba!
Los cerros y los valles a pie los caminaba,
Y, con su gran noticia, los lagos navegaba.

“Que Dios ama a los pobres”: ¿Qué Noticia es?
“Qué Dios ama al que lucha”: ¡Qué Noticia es!
“Que Dios ama esta tierra”: ¿Qué Noticia es?
“Que solo al pobre escucha”: ¡Qué Noticia es!

Los pobres tras de sí con su Palabra reunía.
Jesús, con su Noticia, la esperanza despertaba.
La gente descubrió que era verdad lo que decía,
Pero los poderosos su muerte preparaban.



En el lugar de la Celebración


Una vez que la procesión llegue al lugar, la pancarta principal se coloca en el centro o al frente de toda la asamblea, junto a la Biblia entronizada. Los demás recursos (símbolos y letreros más pequeños) se colocarán también allí, en la medida en que vayan siendo nombrados, en el trascurso de la celebración.



Coordinador (a):

En este momento estamos invitados a sentarnos y a hacer memoria de los cuatro encuentros y a celebrar nuestro camino de este Mes de la Biblia.



A partir de este momento, y mientras se hace memoria de los cuatro encuentros, una persona, llamada Animador (a), nombra cada encuentro, proclama el texto del evangelio señalado e invita a la participación. Al final de las intervenciones espontáneas de la asamblea, un comentarista (que puede ser diverso para cada intervención), proclama en voz alta y clara, el texto señalado o, bien, resume lo dicho en breves palabras. Luego del canto, la asamblea proclama a una voz la oración sugerida.


1ª Semana
El seguimiento de Jesús en los evangelios sinópticos


Lectura:

Mc 1,16-20


Comentarista:

Nuestra experiencia no es ajena a lo que vivieron y experimentaron los primeros discípulos de Jesús. También nosotros vivimos inmersos, metidos en lo cotidiano: en nuestras ocupaciones habituales, en la prisa de todos los días. Y desde esta realidad, Jesús nos llama a seguirle, a ir detrás de él, siendo él nuestra única referencia, pues él mismo va delante de nosotros. Es nuestro guía, nuestro Maestro. Él se ha comprometido con nosotros para siempre.
Nosotros deseamos responder a su confianza y a su amor, reconociendo entonces su absoluto en nuestras vidas. Deseamos aceptar lo que él enseña, asumir lo que él ordena y establecer con él una nueva y definitiva relación personal. Esto significa reorientar nuestra vida para que, más allá de lo que hacemos día a día, podamos con nuestras actitudes, modeladas en la de Jesús, testimoniar que su reino de justicia, libertad y paz ya está entre nosotros.

Se pueden añadir otras intervenciones de los participantes.



Canto
PESCADOR DE HOMBRES
Clásicos de la canción religiosa popular. Paulinas.

Tú has venido a la orilla.
No has buscado a sabios ni a ricos,
Tan solo quieres que yo te siga.

SEÑOR, ME HAS MIRADO A LOS OJOS.
SONRIENDO, HAS DICHO MI NOMBRE.
EN LA ARENA HE DEJADO MI BARCA:
JUNTO A TI BUSCARÉ OTRO MAR.

Tú sabes bien lo que tengo:
En mi barca no hay oro ni espadas.
Tan solo redes y mi trabajo.

Tú necesitas mis manos;
Mi cansancio, que a otros descanse.
Amor que quiera seguir amando.

Tú, pescador de otros lagos,
Ansia eterna de almas que esperan.
“Amigo bueno”, que así me llamas.


Oramos todos

Jesús, tu elección llega por caminos insospechados.
Nos llamas a través de otras personas.
Nos llamas sobre todo por medio de los pobres,
los ciegos, los inválidos;
los que no tienen pan, los que no tienen luz,
los que no pueden levantarse y andar.
Te doy gracias porque me has llamado y me has elegido
para ser acompañante de otras personas
en su caminar hacia Ti.
¿Sabré corresponder a tu confianza?
Envía tu lluvia y tu sol sobre el desierto de mi tierra
para que produzca flores y frutos de vida.
Agarra mi mano con tu mano
para que juntos agarremos muchas manos
y alcemos muchas vidas hacia las alturas.
Gracias, porque me has llamado y me has elegido.




2ª Semana
Las condiciones del seguimiento de Jesús
en los evangelios sinópticos

Lectura:

Mt 10,1-15


Comentarista:

La llamada que Jesús hace a sus discípulos es radical: nada se puede anteponer a la construcción del reino de Dios. Y esta llamada se mantiene a lo largo de los siglos, hasta hoy, cuando la escuchamos resonar nuevamente y descubrimos que se dirige a cada uno de nosotros, de forma particular. Jesús nos invita a tener un corazón desprendido, libre de todo tipo de atadura, disponible para la obra de su reino. Jesús va delante de nosotros, es nuestro guía y nuestro maestro, porque ha vivido por primero estas cosas. Nosotros podemos verle y aprender de él, porque él realiza lo que dice.
Así, aceptando y realizando su invitación, pasamos a formar parte de los suyos, de su familia amada. Que Jesús, viéndonos a nosotros, pueda exclamar una vez más: “Quien cumple la voluntad de Dios, éste es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

Se pueden añadir otras intervenciones de los participantes.


Canto

CANCIÓN DEL TESTIGO

POR TI, MI DIOS, CANTANDO VOY,
LA ALEGRÍA DE SER TU TESTIGO, SEÑOR.

Me mandas que cante con toda mi voz;
No sé como cantar tu mensaje de amor.
Los hombres me preguntan cuál es mi misión;
Les digo: “Testigo soy”.

Es fuego tu Palabra que mi boca quemó;
Mis labios ya son llamas y ceniza mi voz.
Da miedo proclamarla, pero tú me dices,
“No temas, contigo estoy”.

Tu Palabra es una carga que mi espada dobló,
Es brasa tu mensaje que mi lengua quemó.
“Déjate quemar, si quieres alumbrar.
No temas, contigo estoy”.

.

Oramos todos

Misión es partir, caminar, dejar todo,
salir de sí, quebrar la corteza del egoísmo
que nos encierra en nuestro yo.
Es parar de dar vueltas
alrededor de nosotros mismos
como si fuésemos el centro
del mundo y de la vida.
Es no dejar bloquearse
en los problemas del mundo pequeño
a que pertenecemos:
La humanidad es más grande.
Misión es siempre partir, mas no devorar kilómetros.
Es sobre todo abrirse a los otros como hermanos,
descubrirlos y encontrarlos.
Y, si para descubrirlos y amarlos
es preciso atravesar los mares y volar por los cielos,
entonces misión es partir hasta los confines del mundo.



3ª Semana
El discipulado de Jesús
como comunión de vida con el Maestro

Lectura:

Lc 9,18-27


Comentarista:

Nosotros, en este tiempo, nos hemos acercado a Jesús de una forma diferente. También a nosotros, Jesús nos pregunta: “¿Quién dicen ustedes que soy yo?”. Y nuestra respuesta expresará qué tanto le conocemos, si nace del corazón. ¡Felices nosotros si podemos responder como Pedro: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente”!
San Agustín afirma que nadie puede conocer a Jesús y no amarle; nadie puede amar a Jesús y no seguirle. Que nuestro conocimiento de Jesús dé frutos en actitudes y obras concretas, a favor del reino de paz, justicia y libertad que él ha inaugurado con su presencia.

Se pueden añadir otras intervenciones de los participantes.

Canto

ME HAS SEDUCIDO
Jesús de Nazaret. San Pablo Producciones.

Señor, no soy nada: ¿por qué me has llamado?
Has pasado por mi puerta y bien sabes
Que soy pobre y soy débil. ¿Por qué te has fijado en mí?

ME HAS SEDUCIDO, SEÑOR, CON TU MIRADA.
ME HAS HABLADO AL CORAZÓN Y ME HAS HERIDO.
ES IMPOSIBLE CONOCERTE Y NO AMARTE,
ES IMPOSIBLE AMARTE Y NO SEGUIRTE.
ME HAS SEDUCIDO SEÑOR.

Señor, yo te sigo y quiero darte lo que pides.
Aunque hay veces que me cuesta darlo todo,
Tú lo sabes: yo soy tuyo. Camina, Señor, junto a mí.

Señor, hoy tu nombre es más que una palabra:
Es tu voz que hoy resuena en mi interior
Y me habla en el silencio. ¿Qué quieres que haga por ti?



Oramos juntos

Quiero seguirte, Señor:
A pesar de las incomprensiones de los demás.
A pesar de mis momentos débiles.
A pesar de las horas de cansancio.
Quiero ser dichoso con los que te siguen
con corazón sencillo.
Con los pobres que sienten necesidad de Ti.
Con los que sufren en su caminar por la vida.
Con los que trabajan por implantar la justicia.
Con los de corazón puro.
Con los que llevan consigo la paz y la transmiten
Quiero seguirte, Señor. Amén.



4ª Semana
El seguimiento de Jesús en los primeros relatos
del evangelio de Juan


Lectura:

Jn 1,35-39


Comentarista:

Cuando iniciamos estos encuentros bíblicos, todos nosotros buscábamos algo. ¿Qué nos motivaba a esta búsqueda? ¿Lo hemos encontrado?
Jesús no tenía respuestas prefabricadas. Simplemente, abrió las puertas de su hogar: “Vengan y verán”. Y también hoy, él nos invita a eso: a permanecer con él, a experimentar su cercanía y su presencia, a entrar en intimidad con él. Para los primeros discípulos fue algo tan fascinante, que hasta recordaron a qué hora sucedió todo eso. Que nuestro encuentro con Jesús impacte de tal forma nuestras vidas, que también nosotros podamos no sólo recordar en qué momento de la vida él ha entrado en nuestra existencia, sino que también, como los primeros discípulos, invitemos a otros a participar de su presencia.

Se pueden añadir otras intervenciones de los participantes.


Canto

TE SEGUIRÉ

Tu voz me pide cada amanecer
Seguir por el camino de la paz.
Mas yo, si tú vienes, no podré
Porque mi vida nada es
Cuando a mi lado tú no estás (2).

Lo sabes bien, Señor, yo quiero ser
La voz que cante al mundo tu verdad.
Te entrego hoy mi vida, tuya es,
Señor, por siempre, para ir
Gritando al mundo tu verdad (2).

Señor, enciende siempre nuestra fe;
No dejes que comience a vacilar.
Te entrego hoy mi vida, tuya es,
Señor, por siempre, para ir
Gritando al mundo tu verdad (2).

El sol ya grana el campo de tu mies
Y vas llamando gente a trabajar.
Mas yo, si tú vienes, no podré
Porque mi vida nada es
Cuando a mi lado tú no estás (2).



Oramos juntos

Yo te sigo, Señor.
He querido poner la mano en el arado
y emprender el camino que tú seguiste.
Haz de mí una persona recta.
Haz de mí una persona decidida
a no dejar rincones de mi vida
sin abrirlos al juicio de tu Palabra.
He decidido no volver la mirada atrás.
Porque es la tentación de quien cree que ya hizo bastante.
Porque es el pecado del que pudo hacer y no hizo.
Ayúdame, Señor, a ser fiel a mi opción por ti.



Preces de la Comunidad

Coordinador (a):

La Palabra de Dios que hemos estudiado, compartido y orado en este Mes de la Biblia continúe iluminando nuestra mente y nuestro corazón, que ella abra nuestros ojos para descubrir nuestro lugar en la Iglesia y la humanidad. Elevemos con confianza nuestras preces. A cada intervención, respondemos todos: Señor, escúchanos.


Se pueden distribuir las preces entre los demás participantes. Después de cada una, respondemos.


1. Padre de bondad, ayuda a nuestras comunidades que, en este Mes de la Biblia, han acogido, con confianza y corazón abierto, tu Palabra de Salvación. Que cada una sea testigo de las riquezas de tu reino y signo visible de tu amor. Roguemos al Señor con confianza.

2. Padre de misericordia y ternura, posa tu mirada sobre las personas que viven dificultades en el campo y la ciudad: enfermedades, desempleo, violencia, soledad, exclusión, vicios y otros males. Concédenos la fuerza, la solidaridad y el amor necesarios para apoyarlas y acogerlas con inmenso amor. Roguemos al Señor con compromiso.

3. Padre amoroso y fiel, haznos firmes en la fe para que no rompamos la alianza de amor que continuamente haces con nosotros. Roguemos al Señor con humildad.

4. Padre clemente, continúa llamando y enviando discípulos y discípulas misioneros, que trabajen por amor a ti y a los hermanos, aún en las situaciones más difíciles y desafiantes. Roguemos al Señor con fervor.

5. Padre de justicia, ayuda con tu gracia a quienes luchan por la justicia y la paz. Que ellos puedan contar con el apoyo de entidades comunitarias, eclesiales y sociales. Roguemos al Señor con fe.

6. Padre de comunión y solidaridad, ayúdanos a comprender que no puede haber Eucaristía sin compartir los dones y bienes que poseemos. Roguemos al Señor con sinceridad.

7. Padre de santidad, que tu Palabra nos anime y nos haga cada vez más semejantes a tu mismo Hijo Jesús, a quien seguimos con alegría. Roguemos al Señor con amor.


Coordinador (a):

Gracias, Dios Padre de bondad y madre de ternuras. Gracias por todo lo que nos concediste realizar y vivir en este Mes de la Biblia. Gracias, también, por las personas que nos ayudaron a reflexionar y orar con tu Palabra.
Gracias, porque has sembrado en nuestros corazones el deseo de corresponderte, cambiando nuestras actitudes de egoísmo y transformándolas en actitudes y acciones de solidaridad y unión, especialmente con los que más sufren. Gracias, de forma particular, por concedernos acercarnos a la persona de tu Hijo Jesús, Camino, Verdad y Vida, como sus discípulos y discípulas.
Te pedimos que nos concedas ser testigos de tu reino, miembros activos y comprometidos de tu Iglesia, conscientes de responder a tu amor en la medida en que nos hacemos amor para los demás. Por Cristo, nuestro Señor. Amén

Canto

CRISTO LIBERADOR

CRISTO NOS DA LA LIBERTAD. CRISTO NOS DA LA SALVACIÓN.
CRISTO NOS DA LA ESPERANZA. CRISTO NOS DA EL AMOR.

Cuando luche por la paz y la verdad, la encontraré
Cuando cargue con la cruz de los demás, me salvaré.
Dame, Señor, tu Palabra. Oye, Señor, mi oración.

Cuando sepa perdonar de corazón, tendré perdón.
Cuando siga los caminos del amor, veré al Señor.
Dame, Señor, tu Palabra. Oye, Señor, mi oración.

Cuando siembre la alegría y la amistad, vendrá el amor.
Cuando viva en comunión con los demás, seré de Dios.
Dame, Señor, tu Palabra. Oye, Señor, mi oración.


Coordinador (a):

Ha sido una espléndida oportunidad la que hemos tenido, por gracia de Dios: podernos reunir para reflexionar sobre las primeras llamadas al seguimiento en los evangelios y, con ello, en nuestra llamada a seguir a Jesús. En estos días hemos reflexionado sobre la calidad de esta llamada en nuestras vidas, hemos tomado conciencia de las implicaciones que ésta encierra y nos hemos decidido de forma más incisiva a asumir sus consecuencias y a expresarla en nuestras actitudes. Nosotros reconocemos, además, que esta llamada a seguir a Jesús, a ser sus testigos y a construir el reino de Dios está hoy vigente y actual. Y estamos disponibles y abiertos para que el Espíritu de Dios siga actuando entre nosotros a través de su Palabra, a través de su acción expresada en el servicio, en el amor. Así podremos vivir nuestra misión y testimoniar la entrega de Jesús en la donación desinteresada, haciendo el bien a todos.
Oramos (o cantamos) juntos el Padrenuestro.


Puede invitarse, si se considera oportuno, a intercambiar un saludo de paz.


Despedida

Coordinador (a):

Que la gracia y la paz de Dios Padre, de su Hijo Jesucristo, y la fuerza del Espíritu Santo nos acompañen siempre.

Todos:

¡Amén!

Coordinador (a):

Vayamos en paz, detrás de las huellas de Jesús, nuestro Maestro. Él nos guía y precede.

Todos:

¡Amén!

Canto final

ID Y ENSEÑAD

Sois la semilla que ha de crecer.
Sois estrella que ha de brillar.
Sois levadura, sois granos de sal,
Antorcha que debe alumbrar.

Sois la mañana que vuelve a nacer.
Sois espiga que empieza a granar.
Sois aguijón y caricia, a la vez:
Testigos que voy a enviar.

Id, amigos, por el mundo, anunciando el amor:
Mensajeros de la vida, de la paz y el perdón.
Sed amigos, los testigos de mi resurrección.
Id llevando mi presencia: con vosotros estoy.

Sois una llama que ha de encender
Resplandores de fe y caridad.
Sois los pastores que han de guiar
Al mundo por senderos de paz.

Sois los amigos que quise escoger.
Sois palabra que intento gritar.
Sois reino nuevo que empieza a engendrar
Justicia, amor y verdad.

Sois fuego y savia que viene a traer,
Sois la ola que agita la mar:
La levadura pequeña de ayer,
Fermenta la masa del pan.
Una ciudad no se puede esconder
Ni los montes se han de ocultar;
En vuestras obras que buscan el bien
Los hombres al Padre verán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada